Skip to main content

Los grandes beneficios de la soja

La soja es uno de los alimentos más valiosos en la nutrición humana, siendo un alimento básico tanto en la cocina china como en la japonesa durante cientos e incluso miles de años.

La soja es una planta herbácea de la familia botánica Leguminoasae, que también incluye frijoles, garbanzos y lentejas.

Recientemente, los investigadores encontraron que las mujeres japonesas y las mujeres chinas, además de no tener problemas de menopausia, tienen una menor incidencia de cáncer de mama. Además, no solo las mujeres sino también los hombres del Lejano Oriente tienen una mejor salud reproductiva y un colesterol más bajo.

La explicación de estas diferencias no se encuentra en factores genéticos o raciales, sino en el estilo de vida y, específicamente, en la dieta. Hasta donde se sabe, los cultivos del Lejano Oriente proporcionan la mayor parte de sus proteínas no de la carne, sino de legumbres, como la soja y, en menor medida, del pescado.

Numerosos estudios han confirmado que la soya, especialmente la que muchos japoneses, chinos y coreanos comen a diario, es responsable de la mejor salud del tracto reproductivo y de un menor porcentaje de cáncer de mama y próstata.

Beneficios del consumo de soja

El consumo de soja, especialmente cuando se hace con regularidad, aporta muchos beneficios a la salud humana.

1. Protección contra la osteoporosis y otras enfermedades de los huesos

La osteoporosis (huesos porosos) ocurre cuando el tejido óseo se descompone más rápido de lo que se puede formar uno nuevo. Comer carne tiene efectos negativos para la salud, ya que las proteínas animales provocan la pérdida de calcio en la orina, el desencadenante de la osteoporosis.

Otra causa de la osteoporosis es la pérdida de estrógeno (una hormona producida por los ovarios que ayuda al cuerpo a absorber el calcio) cuando una mujer entra en la menopausia.

La suplementación con estrógenos artificiales no está indicada porque, según diversas investigaciones, conduce a enfermedades del cuerpo con enfermedades difíciles de curar: cáncer de mama, enfermedad hepática, cáncer de útero y otras. Entonces, una dieta saludable basada en comer alimentos ricos en nutrientes que se asemejan al estrógeno es la solución más viable.

2. Lucha contra la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson se manifiesta por movimientos musculares anormales debido a anomalías del sistema neurotransmisor del cerebro. El consumo de vegetales de hoja verde es beneficioso en el tratamiento de esta enfermedad, debido a su alto contenido en colina (una sustancia del complejo vitamínico B). Otras fuentes naturales de colina son: repollo, soja, coliflor, polen y germen de trigo.

3. Es una excelente fuente de calcio

El embarazo es un período con múltiples efectos sobre la salud de la mujer embarazada e implícitamente sobre sus hijos. Por ello, es recomendable ingerir alimentos saludables que contengan calcio, un mineral encargado de construir el hueso del bebé que la gestante lleva en su útero.

4. Salud de la tiroides

La espasmofilia y la hipocalcemia son enfermedades causadas por el mal funcionamiento de la glándula tiroides o paratiroides (responsables de: movilización de calcio de los huesos y estimulación de su absorción en el intestino; aceleración / enlentecimiento de la frecuencia cardíaca y la respiración, metabolismo de proteínas y utilización de glucosa).

Para la salud de la tiroides, se recomienda consumir los siguientes alimentos con alto contenido de calcio: mijo, trigo sarraceno, leche de almendras, trigo germinado, productos de soja, avena, hojas de zanahoria en ensaladas, tés de cola de caballo, hojas de frambuesa y genciana.

5. Reduce el riesgo de padecer cáncer

El cáncer, la enfermedad de nuestro siglo, se puede combatir mediante una dieta saludable, la confianza en Dios y un estilo de vida saludable.

La soja y los productos de soja (leche, queso de tofu, pariveg de soja, etc.) contienen ácidos fenólicos, genisteína e inhibidores de proteasa. Estos alimentos junto con las ensaladas crudas pueden prolongar nuestra vida y ayudarnos a mantener o recuperar nuestra salud.