Skip to main content

Micronutrientes: ¿qué son y cuál es su importancia?

Los minerales son compuestos necesarios para la vida humana, que garantizan un correcto desarrollo, funcionamiento y aseguran la salud durante toda la vida. Debido a las necesidades del cuerpo, los minerales se dividen en dos grupos: micro y macro elementos. En este artículo, nos centraremos en el primer grupo, explicándote qué son y cuál es su importancia.

Macronutrientes, lo que debes saber

El requerimiento diario de micronutrientes no supera los 100 mg, y en algunos casos es mucho menor. Y aunque estos componentes están presentes en el cuerpo en cantidades mínimas, el funcionamiento adecuado sin ellos sería simplemente imposible. No solo nos proveen de un buen humor y bienestar, sino que también regulan el trabajo de los riñones, el corazón y la temperatura corporal.

¿Qué son los micronutrientes?

Los micronutrientes, también conocidos como oligoelementos, son elementos químicos que se encuentran en pequeñas cantidades en organismos vegetales y animales. Consumen desde unos pocos hasta varios mg de elementos pertenecientes al grupo de los microelementos por 1 kg de peso seco. Estos compuestos son esenciales para la vida y el correcto desarrollo.

Entre los micronutrientes, encontramos los más relevantes, que son:

boro (B)

zinc (Zn)

cobre (Cu)

molibdeno (Mo)

selenio (Se)

hierro (Fe)

manganeso (Mn)

yodo (I)

flúor (F)

cromo (Cr)

Los micronutrientes suelen ser un componente de las coenzimas. Desempeñan un papel importante en los procesos enzimáticos, estimulan el funcionamiento de las hormonas y regulan varios procesos fisiológicos. Tanto la deficiencia como el exceso de micronutrientes son perjudiciales para el organismo. La deficiencia de elementos conduce a diversas enfermedades, y su concentración demasiado alta es tóxica para el cuerpo.

 

¿Por qué son necesarios los micronutrientes en el cuerpo humano?

Los micronutrientes son esenciales en el cuerpo, especialmente para la construcción de huesos y músculos, son un componente de: fluidos corporales, algunas enzimas y compuestos de alta energía. Su presencia en el cuerpo contribuye a la regulación de las actividades sistémicas y de órganos.

Parecería que estas trazas de elementos no tienen importancia para nuestra salud, pero resulta que son las sales minerales las que determinan nuestro peso y belleza, la energía vital y la eficiencia de nuestros músculos.

Los micronutrientes más importantes

Los micronutrientes más importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo son:

  • boro (B): tiene control sobre la interacción adecuada de todos los demás elementos del cuerpo humano. Afecta en gran medida el tejido óseo, ya que es un componente clave del metabolismo adecuado del calcio en el cuerpo. Junto con calcio, magnesio y vitamina D, regula el metabolismo, crecimiento y desarrollo del tejido óseo, inhibe el desarrollo de osteoporosis.
  • zinc (Zn) : es un componente de las hormonas, por ejemplo, la insulina. Es necesario para la síntesis de ADN y ARN, proteínas y semen, y para el correcto funcionamiento de todo el sistema inmunológico, y para la activación de más de 80 enzimas diferentes. Participa activamente en el metabolismo de proteínas, carbohidratos, grasas y alcohol. Además, afecta la apariencia del cabello y las uñas, y es responsable del sentido del gusto y el olfato.
  • cobre (Cu): es un elemento de las enzimas respiratorias. Además, el cobre estimula la incorporación de hierro a la hemoglobina, aparece en la sangre muy rápidamente. Interviene en la producción de glóbulos rojos, en la formación de huesos y colágeno, en la correcta cicatrización de heridas, así como en el metabolismo de ácidos grasos y producción de ARN.
  • molibdeno (Mo): es un componente de muchas enzimas celulares. Como elemento de las metaloenzimas, participa en el metabolismo de proteínas, grasas y purinas. Los mayores depósitos de molibdeno se encuentran en el hígado, los riñones, el tejido óseo y los dientes.
  • selenio (Se): se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo. Junto con la vitamina E, protege las células contra los efectos destructivos de los radicales libres de oxígeno, además estabiliza las membranas celulares y controla los cambios de azufre en el cuerpo humano. También participa en la transformación de las hormonas tiroideas. El selenio previene el envejecimiento prematuro de las células y previene la formación de cambios neoplásicos en tejidos y órganos.
  • hierro (Fe): el componente principal del pigmento rojo de la sangre (la hemoglobina), esencial en la formación de glóbulos rojos en la médula ósea. Además, el hierro es un componente de muchas enzimas y proteínas involucradas en el metabolismo del cuerpo. Participa activamente en la síntesis de ADN, juega un papel clave en la construcción de piel, cabello y uñas. El hierro también es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.
  • manganeso (Mn): es el centro activo de muchas enzimas y permite la absorción de vitaminas. Junto con el calcio, participa en la formación de huesos y la producción de sangre. Además, el manganeso participa en la construcción de enzimas que metabolizan la glucosa y los ácidos grasos, es un componente estructural de la piel. Desempeña un papel clave en los procesos reproductivos y el buen funcionamiento del sistema nervioso central.
  • yodo (I): sin él, el funcionamiento adecuado de la glándula tiroides sería imposible (es parte de las hormonas tiroideas involucradas en la regulación de las funciones básicas de la vida, como el control de la temperatura, los sistemas nervioso y muscular y la división celular). La glándula tiroides puede atrapar y almacenar yodo de forma activa.
  • flúor (F): un componente del esmalte dental y del tejido óseo, fortalece el esmalte y la dentina, previene la formación de caries y minimiza eficazmente la solubilidad del esmalte. Desempeña un papel clave en el correcto funcionamiento del esqueleto. Tiene un impacto en el equilibrio de calcio y fósforo en el cuerpo. Además, el flúor durante el embarazo promueve la absorción de hierro y previene la anemia.
  • cromo (Cr): es responsable de regular el nivel de colesterol y ácidos grasos en el cuerpo. Participa activamente en la sensibilización de las células a la insulina y la digestión de proteínas.

Suplementos con oligoelementos

Los elementos nutricionales juegan un papel clave en la construcción de organismos vivos en la Tierra. Sin ellos, el desarrollo y funcionamiento adecuados sería imposible.

Una deficiencia de micronutrientes en la dieta puede tener graves consecuencias para la salud, por lo que su nivel en el cuerpo debe controlarse constantemente.

Si tiene sospechas de que te faltan micro o macronutrientes, debes acudir a un médico que te ordenará realizar pruebas básicas de sangre, a partir de las cuales se podrá confirmar o descartar claramente una deficiencia de minerales.

Si la concentración de micronutrientes es demasiado baja, se recomienda cambiar la dieta a una dieta más equilibrada, y si se presenta un gran déficit, puede ser necesario recurrir a suplementos dietéticos en forma de tabletas, que proporcionarán al cuerpo la cantidad adecuada de elementos seleccionado.